Entre los últimos avances en la lucha contra el cáncer, destacan las biopsias líquidas, como pruebas diagnósticas que se han revelado incluso más eficaces que las de tejidos, en algunos casos. Hablamos por ejemplo del cáncer de colon y recto, con la investigación de nuevos métodos de tecnología en salud.

Tal y como ha publicado recientemente la Agencia EFE, las biopsias líquidas, que se llevan a cabo mediante una extracción de sangre, revelan mutaciones en tumores de colon y recto que no son detectadas en las de tejidos, según una investigación internacional codirigida por el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

En la investigación, según indica EFE, han participado 503 pacientes con cáncer colorrectal metastásico, a los que se les analizó el ADN en sangre y este estudio supone el más amplio hecho hasta ahora para comparar los datos que aporta la biopsia líquida con los de la biopsia de tejidos en pacientes con cáncer colorrectal metastásico.

De este modo, el artículo señala que la biopsia líquida es un método rápido y mucho menos invasivo. Asimismo, durante el ensayo, los médicos detectaron en 41 pacientes mediante biopsia líquida mutaciones adquiridas durante el curso de su enfermedad, una detección que con la biopsia de tejido es difícil conseguir y puede provocar que los tratamientos que se prescriban a los pacientes no sean los más adecuados. En este sentido, proporciona resultados del estado de la mutación en pocos días, lo que ayuda a decidir el tratamiento más específico. Por todo ello, el análisis del ADN con biopsia líquida ofrece ventajas sobre el análisis con biopsia de tejidos, y está empezando a ganar peso en el campo de la oncología.

Por su parte, el Centro Médico Cedars-Sinai (Los Ángeles), está llevando a cabo un exhaustivo estudio en este sentido, junto con UCLA, tal y como revela la publicación Enlace Judío, que destaca que un equipo de investigadores de las dos instituciones está utilizando una nueva técnica de análisis de sangre y un pequeño dispositivo experimental para ayudar a los médicos a predecir qué tipos de cáncer se propagarán identificando y caracterizando las células tumorales que circulan por la sangre. Según este medio, los investigadores están llevando a cabo las biopsias líquidas en sangre, a través de un chip de tamaño de un sello postal con nanocables 1000 veces más delgados que un cabello humano recubierto con anticuerpos, o proteínas, que reconocen células tumorales circulantes.

Este tipo de análisis y muchos más de tecnología en salud se abordarán en la segunda edición de Salud On Me.