Durante las últimas semanas, desde este blog, hemos querido ir desgranando los diferentes aspectos en los que se puede ir avanzando para caminar hacia un mejor modelo de atención al paciente. Y lo hemos querido hacer desde una perspectiva de base, sin la intención de ser pretenciosos, sino todo lo contrario. Para ello, hemos ido aportando una particular visión del actual modelo sanitario, desde los diferentes ámbitos de la innovación, el diseño, la tecnología y la comunicación.

Nuestra intención última ha sido analizar y demostrar los pasos que se están dando actualmente en estos cuatro escenarios, y que están encaminados a conseguir un mejor modelo de atención a los pacientes.

La principal conclusión que hemos extraído es que la directriz principal a la hora de profundizar en una mejor atención al paciente es, precisamente, hacer del paciente el foco principal de atención. Al contrario de lo que se venía haciendo hasta ahora, donde la enfermedad era el foco, y no la persona que la padecía.

entradas evento atención sanitaria

El lugar de atención sanitaria no se ciñe exclusivamente al hospital, centro de salud o consulta médica, sino que se extiende hasta llegar a la vida cotidiana del propio paciente. Es en este punto donde el paciente también puede implicarse en la construcción de este nuevo modelo sanitario gracias, por ejemplo, al uso de las nuevas tecnologías. Con esto queremos decir que la verdadera reforma de la atención al paciente tiene que ser un camino bidireccional, en el los profesionales sanitarios y los propios pacientes se impliquen, siempre en la justa medida de sus posibilidades.

En este mismo sentido, cobran especial relevancia la prevención y el seguimiento de los pacientes crónicos. Una labor en la que la bidireccionalidad acabará repercutiendo, no sólo en los médicos y en los propios pacientes, sino en toda persona relacionada con su cuidado y seguimiento, ya sean enfermeros, trabajadores sociales, cuidadores o familiares.

Asimismo, en esta línea de trabajo cobra también especial relevancia la comunicación transversal entre los servicios de atención primaria y los hospitales. Uno de los principales puntos de actuación debería centrarse precisamente en acabar con esa visión fragmentada de los servicios sanitarios. Si el paciente está en el centro, los servicios deben girar alrededor de él, y no al contrario.

Un ejemplo de que esta implementación es posible, la encontramos en Osakidetza (Servicio Sanitario del País Vasco). De hecho, El Mundo, ya se hizo eco del éxito de esta experiencia. Y en nuestro evento de atención sanitaria ‘Salud On Me’, que arranca este próximo viernes en Valencia, contaremos con el testimonio directo de Ane Fullaondo, que nos explicará los pormenores de este nuevo modelo.