Investigadores del Salk Institute de San Diego – California- USA, de Clínica CEMTRO de Madrid, Hospital Clinic de Barcelona, NIH, Universidad de California en San Diego, la Universidad de Tokai de Japón y la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), han tenido éxito en la obtención de células progenitoras de riñón capaces de dividirse indefinidamente en el laboratorio. La noticia se hizo pública el pasado mes de agosto y, por su relevancia en el área de la innovación en salud, tuvo repercusión en distintos medios de comunicación generalistas y especializados.

Fue el caso de la Agencia EFE, que aseguró que la supervivencia de células progenitoras suponía un paso más hacia el riñón trasplantable. Según esta información, dicha investigación ha logrado obtener células progenitoras de riñón, capaces de dividirse indefinidamente en el laboratorio, lo que abre la puerta a la posibilidad de crear riñones trasplantables y a aplicar la terapia celular a órganos cuya función está disminuida.

Cabe destacar que, además de los centros españoles referidos, también ha participado en la investigación el español Juan Carlos Juan Carlos Izpisua, que lidera el proyecto, que desarrolla su trabajo en el Salk Institute de San Diego (California).

programa evento atención sanitaria

Por parte de la Clínica Cemtro de Madrid, fue el doctor Pedro Guillén, uno de los autores del estudio, explicó este avance científico. De hecho, la propia clínica emitió un comunicado, del que nos hacemos eco para explicar detalladamente esta nueva herramienta de innovación en salud.

Dicho comunicado remarca que los intentos anteriores para mantener cultivos de las denominadas células progenitoras de la nefrona han resultado a menudo fallidos, ya que las células murieron o gradualmente perdieron su potencial de desarrollo en lugar de permanecer en un estado de precursor médicamente útil. Lo novedoso es que mediante el uso de un cultivo en tres dimensiones y una nueva mezcla de moléculas de soporte, los autores de la publicación en la revista Cell Stem Cell, de fecha 25 de agosto, han mantenido con éxito las células al principio de su desarrollo. Tales células de riñón en fase inicial se podrían utilizar para hacer crecer tejido renal de sustitución con el fin de estudiar el órgano así como para tratar enfermedades. Las células progenitoras de nefronas (CPN), al menos en los seres humanos, normalmente solo existen durante una breve etapa de desarrollo embrionario. Las células pasan a formar nefronas, las unidades funcionales del riñón, responsables de la filtración de la sangre y la excreción de orina. Pero los adultos no tienen CPN restantes para hacer crecer nuevo tejido renal después de un daño o enfermedad. La generación de CPN en el laboratorio, creen los científicos, ofrecerá una nueva forma de estudiar el desarrollo del riñón y permitirá, a largo plazo, el tratamiento de las enfermedades renales.

Distintas aportaciones sobre innovación en salud se abordarán en el evento de atención sanitaria Salud On Me’, que se llevará a cabo en Valencia el próximo 11 de noviembre.