Vivir la experiencia de un embarazo puede ser maravillosa. Sólo por la expectativa de ser madre, ya es una vivencia que nos llena de esperanza, ilusión y optimismo por la nueva vida que llevamos dentro y la nueva vida que va a suponer para nosotras y para nuestras familias. Pero, durante todos esos meses de espera, nuestras hormonas y nuestros miedos nos pueden dar más de un quebradero de cabeza y algún que otro susto, sobre todo por la confusión a la hora de distinguir las contracciones.

Por ello, hoy desde este blog vamos a ahondar en una nueva herramienta de comunicación en salud, en concreto comunicación con el feto, que ha desarrollado la compañía Bloomlife.

El periódico El País ya se hizo eco de este avance de comunicación en salud. Según explica, este dispositivo contiene información de mujeres que han decidido aportar su experiencia y cuenta con la colaboración de los principales investigadores médicos de todo el mundo sobre la salud materna y fetal.  Para ello, se han recogido los datos necesarios para determinar el distinto tipo de contracciones durante la gestación. Estos datos se emplean para ayudar a los médicos a predecir mejor y manejar las complicaciones del embarazo. En concreto, la empresa lleva nueve meses estudiando a miles de mujeres en cuatro estudios distintos.

Tal y como se señala desde la compañía Bloomlife, el dispositivo se coloca gracias a un parche adhesivo y tiene una vida útil de 7 días.Su uso debe ser en el tercer trimestre y se coloca justo debajo del ombligo y se aconseja llevarlo tanto por el día como por la noche.La recogida de la información es vía Bluetooth al móvil, a la App de Bloomlife disponible para Android y iPhone. La recogida de datos es automática; hace un histórico para que la mujer compruebe su evolución y explica por qué ocurre la contracción.

Desde la revista especializada Bebsymas también se hace hincapié en que esta herramienta ayuda a distinguir y controlar las contracciones durante el embarazo. Porque, tal y como se remarca en este reportaje, existen las contracciones llamadas de Braxton Hicks, unas contracciones “falsas” que se sienten en los últimos meses de embarazo y que preparan al útero para el parto. Cuando este se aproxima, nos acercamos a las verdaderas contracciones, más dolorosas, rítmicas y más frecuentes, es decir, se inicia el verdadero trabajo del parto. La simple intensidad de estas contracciones nos indicará que el bebé está dispuesto para nacer, pero para aquellas embarazadas que quieran controlar sus contracciones de Braxton Hicks en una especie de monitoreo casero puede ser útil este dispositivo.

Este tipo de avances en el ámbito de la comunicación en salud se abordarán en la segunda edición de Salud On Me.