No. No nos hemos equivocado de sección al publicar este post en el apartado de Comunicación. Lo hemos publicado en esta sección con toda la intención del mundo. Está claro que hablar estrictamente de Design Thinking es hablar de diseño en sí mismo. Pero es un diseño que va más allá, porque lo que pretende es llegar a las personas. A sus vidas. Eso es comunicación pura y dura. Y si lo aplicamos al sector de la salud, se trata de la más necesaria de las comunicaciones. La comunicación en salud.

¿De qué sirve el diseño, por muy perfecto que sea, si no se traduce en nada concreto o no llega a las personas? De eso es de lo que vamos a hablar aquí. Porque la aportación que puede hacer un diseñador a la comunicación en salud es innegable.

De hecho, ya lo hacen desde diferentes perspectivas porque los propios diseñadores pueden facilitar con sus proyectos el trabajo de todos los actores implicados en el sector de la salud; y, por otro lado, el mismo sector sanitario puede hacer lo propio con el Design Thinking para aplicar las innovaciones que mejor se adapten a sus necesidades.

evento atención sanitaria

Periódicos como El Mundo ya se han hecho eco de experiencias en este sentido. Como el caso de Fuelfor, donde la ingeniera Lekshmy Parameswaran que, tras diez años trabajando en los laboratorios de innovación de Phillips, decidió dedicarse a averiguar cómo se sienten las personas al introducirse en grandes equipos de diagnósticos, sus miedos e inquietudes, tanto al entrar como al salir de estas máquinas.

Asimismo, Phillips también ha centrado un importante área de su trabajo en la aplicación del Design Thinking en el área de la salud, poniendo de relieve que la experiencia del paciente también está en la mente de los diseñadores y, gracias a ello, cada día surgen nuevos sistemas orientados a mejorar su calidad de vida o apoyar la adherencia al tratamiento. Según sus estudios, en el Design Thinking una de las primeras reglas es empatizar. Y este principio puede asumirse para cualquier campo de trabajo, no solo el diseño. Desde la organización hospitalaria, hasta la adquisición de equipos o la organización de las tareas del personal sanitario, todo es susceptible de pasar por el proceso de desarrollo del Design Thinking partiendo de la empatía y pasando por el trabajo en equipo, los prototipos y el testeo.

Para analizar ese tipo de avances de comunicación en salud, se llevará a cabo en Valencia un evento de atención sanitaria ‘Salud On Me’, el próximo 11 de noviembre.