La hospitalización de menores de edad suele suponer un choque emocional para las familias. Si se trata de menores que todavía no hablan o sólo lo hacen con los más allegados, el problema de comunicación con los médicos puede llegar a convertirse en una verdadera ‘barrera’, al no poder interpretar lo que siente el paciente pediátrico, tanto a nivel físico, como a nivel emocional.

Es en este punto donde juega un papel fundamental la comunicación no verbal. Y, dentro de este campo, no debemos menospreciar la comunicación mediante dibujos. Algo que deben comprender, tanto pacientes como médicos. Cabe recordar que no sólo nos estamos refiriendo a bebés, sino a pacientes infantiles que, por una razón u otra, tengan mermadas sus capacidades de comunicación. En este sentido, la comunicación en salud se convierte en una verdadera herramienta de trabajo, tanto para los profesionales médicos, ya sean enfermeros o doctores, así como para las familias y los propios pacientes.

Es una cuestión que ya ha sido abordada de manera científica por una gran variedad de entidades e instituciones, como puede ser la Asociación Española de Pediatría.

Por todo ello, por la relevancia que pueden llegar a tener los dibujos en la comunicación de salud, vamos a desgranar algunas de las ventajas que tiene la comunicación mediante dibujos.

Está claro que dibujar, o simplemente, hacer unos cuantos garabatos, en función de la edad del niño, no sólo se trata de un entretenimiento. Es una herramienta educativa y supone uno de los primeros pasos en el desarrollo de la psicomotricidad. De hecho, existen corrientes educativas que sitúan los dibujos con el mismo valor que el habla o la escritura, al entenderse como una destreza básica del niño en su aprendizaje. No nos estamos refiriendo a realizar complicados dibujos, sino a utilizar los dibujos para representar el entorno y demostrar la comprensión.

entradas evento atención sanitaria

entradas evento atención sanitaria

Este aspecto de la comunicación mediante dibujos, cobra especial relevancia en el ámbito científico, por la complejidad de lo que tenemos que expresar. Los dibujos infantiles ayudan a que los adultos comprendamos y descubramos sus sentimientos y lo que nos quieren decir. Y, es más, la actitud de los niños mientras realizan dichos dibujos nos pueden dar claves muy valiosas a la hora de interpretarlos.

Bajando ya al detalle, existen características del dibujo que hay que tener en cuenta, como el orden de aparición de las figuras, por la prioridad que les está dando el niño, el tamaño, el movimiento o la forma de los trazos. Podremos observar asimismo si estas características se corresponden con la edad del niño o si, por el contrario, nos están aportando información añadida acerca de sus sentimientos o pensamientos.

Además, el hecho de poder expresarse mediante dibujos posee un factor terapéutico para los niños, porque liberan ansiedad de una manera natural.

Distintas visiones sobre la comunicación en salud se abordarán en el evento de atención sanitaria Salud On Me’, que se llevará a cabo en Valencia el próximo 11 de noviembre.