Con el comienzo de curso, como suele ocurrir con el comienzo de año, se abre una etapa en la que queremos hacer cambios en nuestra vida. Cambios enfocados a vivir mejor. Muchas veces no somos conscientes de que no hace falta cambiar drásticamente nuestras rutinas o hábitos. Justo todo lo contrario. Porque los cambios efectivos en la mejoría de nuestra salud, suelen venir de la mano de ‘pequeños gestos’. Precisamente por eso, porque son pequeños pasos que apenas nos cuesta dar. Esa sencillez es la que hace que realmente cambiemos las cosas. Si nos proponemos cambios grandilocuentes, quizá no lleguemos a ponerlos en práctica.

Por ello,vamos a ir desgranando una serie de ‘pequeños gestos’ enfocados al diseño de nuestra salud. A orientar ese diseño de salud para mejorar nuestro día a día.

En primer lugar, debemos abordar nuestros hábitos de alimentación. Lo habremos escuchado mil veces, y es mil veces cierto. Siempre hay que desayunar. No hace falta que sea nada copioso, pero hay que salir de casa con el estómago ‘ligeramente lleno’ para poder afrontar la pérdida de energía que iremos consumiendo nada más empezar el día. Esto, unido a mantener horarios habituales de comida y no saltarse ninguna de ellas, ayudará a que nos sintamos mejor.

Beber agua, y más agua, en lugar de cualquier otra bebida. De este modo, conseguiremos reducir la ingesta de demasiado azúcar. Sin olvidar que es, más que aconsejable, comer distintas frutas y verduras a lo largo del día y reducir, en la medida de lo posible, el consumo de grasas.

ponentes evento atención sanitaria

ponentes evento atención sanitaria

Pero, no sólo es cuestión de alimentación. Existe toda una serie de ‘pequeños gestos’ que nos ayudarán en el diseño de nuestra salud. Desde EFE Salud han repasado toda una serie de puntos, en colaboración con Quirón Salud, que nos pueden orientar.

  • Cuida tu cuerpo: tareas como prevención mediante chequeos médicos o vacunación son esenciales. Suponen tiempo e inversión en nuestra salud.

  • Presta atención a tu espalda: mantener una correcta postura y dedicar tan sólo 10 minutos al día a hacer ejercicio es fundamental. Yoga o pilates pueden resultar de lo más beneficioso.

  • Menos comer y más andar. Añade a nuestras recomendaciones anteriores una cena ligera. Dormirás mejor y te sentirás mejor.

  • Duerme entre 7 u 8 horas. Menos es insuficiente para nuestro necesario descanso.

  • Mantente activo. Está demostrado que las personas que se mantienen activas a nivel cerebral se protegen contra el deterioro cognitivo, lo que previene enfermedades como alzhéimer o demencia. Leer o escuchar música siempre serán buenos consejeros.

  • Reserva cinco minutos al día para relajarte y no pensar en nada. Por lo menos, inténtalo.

Distintas visiones de diseño en salud se analizarán en el evento de atención sanitaria Salud On Me’, que se llevará a cabo en Valencia el próximo 11 de noviembre.