En la actualidad el aporte de la tecnología es fundamental en todas las áreas, pero imprescindible en lo que respecta a la salud. Consideramos que debe existir una interrelación entre salud y tecnología, en las administraciones sanitarias de todo tipo y entre el profesional sanitario y el paciente.

Los últimos 50 años se han caracterizado por un avance vertiginoso de la ciencia. Actualmente todas estas tecnologías avanzan a un paso tan rápido que para los que se dedican a utilizarlas les cuesta mantenerse al corriente de su aparición y utilidades, sin tener en cuenta la experiencia directa con ellas.

Un ejemplo del gran nivel de uso y desarrollo que han alcanzado las aplicaciones tecnológicas en el campo de las ciencias de la salud, es la telemedicina. En otras palabras podríamos decir que la telemedicina es el empleo de la tecnología de la información y las comunicaciones para brindar asistencia médica a quien lo requiera en sitios distantes.

Otro claro ejemplo es la robótica, que constituye un paso más para mejorar la precisión en medicina, y más concretamente en cirugía. Las nuevas tecnologías han irrumpido en los quirófanos reduciendo los márgenes de error al intervenir y esas características han resultado muy útiles.

Esta nueva ciencia resulta imprescindible para la adquisición no sólo de conocimientos, sino de herramientas que le posibilitan al profesional de salud y al paciente acceder a información y saber qué hacer con ella.

El campo de la informática que hasta hace unos 15 años se encontraba bajo el control de especialistas sumamente técnicos se ha abierto y vuelto accesible a los profesionales competentes e interesados de otras áreas. El sector de la salud, por tanto no puede escapar de estos cambios planteándonos su utilización como una necesidad.

En Saludonme hablaremos de ello, y nos apetece sobremanera abrir el debate sobre la incorporación de la tecnología a la medicina y como esta puede plantear a la humanidad difíciles dilemas éticos. Un ejemplo claro de ello es la impresión en 3D. Hay beneficios sin duda de su uso, pero también riesgos.