La innovación en salud ha estado dando pasos de gigante para ayudar a caminar a pacientes con lesiones medulares. Se trata de los exoesqueletos. Dispositivos robóticos que permiten recuperar la capacidad de andar. Pero quizá el avance más significativo en este campo se está dando al ‘darle la vuelta’ al concepto. Y es que, hasta ahora, la tecnología había permitido que el ser humano estuviera condicionado al exoesqueleto. Sin embargo, actualmente se está trabajando en un proyecto para que sea justo al revés. Que el aparato se adapte al ser humano.

Existe una estimación numérica que cifra en 60 millones de personas en todo el mundo, que han perdido su capacidad para caminar por diversos motivos, desde discapacidad desde el nacimiento, lesiones medulares, accidentes o enfermedades. Para estos pacientes los exoesqueletos ofrecen mucho más que un rayo de esperanza. Ofrecen una realidad.

evento atención sanitaria

evento atención sanitaria

Los avances tecnológicos habían permitido hasta ahora que la persona lesionada empleara estos dispositivos para ayudarle a caminar, siempre que el lesionado se adaptara al ritmo del exoesqueleto. El cambio radical a esta manera de trabajar se está estudiando en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, gracias al proyecto ‘BioMot’, que comenzó en 2013. Esta investigación persigue que el exoesqueleto pueda calcular aspectos como la velocidad de la marcha o si la persona quiere levantar la pierna, por ejemplo, para subir un escalón.

De este modo, gracias al proyecto BioMot’, los investigadores están trabajando en esqueletos robóticos que permitan caminar a los lesionados medulares de una forma más natural y flexible. El objetivo final es que estos dispositivos se anticipen a la intención del usuario, utilizando sistemas de inteligencia artificial.

Esta línea de investigación de innovación en salud se ha desarrollado en Toledo, mediante la constitución de un consorcio del que forman parte ocho socios, de cinco países: España, Bélgica, Italia, Islandia y Japón. Cuenta con financiación de la Comisión Europea.

Otro avance en este sentido es el exoesqueleto ‘Rewalk’, basado en unos soportes motorizados en las piernas y sensores en el cuerpo, desarrollado por una empresa israelí. Este dispositivo supondrá que un gran porcentaje de lesionados medulares puedan levantarse de las silla de ruedas, caminar, o subir y bajar escaleras. Con la consecuente mejoría de su salud, tanto física como psíquica.

Para analizar ese tipo de avances de innovación en salud, se llevará a cabo en Valencia un evento de atención sanitaria ‘Salud On Me’, el próximo 11 de noviembre.