Investigadores españoles y suecos acaban de demostrar que la metformina en diabetes tipo 2 ayuda a mejorar las bacterias intestinales buenas. Se trata de una muy buena noticia en innovación en salud, que ha sido avanzada por Canal Diabetes y Ciberobn.

Desde Canal Diabetes se destaca que la metformina se utiliza comúnmente para controlar los niveles de azúcar en la sangre de la personas con diabetes tipo 2, pero un grupo de investigadores suecos y españoles querían ver como afectaba el tratamiento en las bacterias intestinales que ayudan a realizar la digestión y procesar los alimentos. Para el estudio dos equipos de investigadores, uno de la Universidad de Gotemburgo en Suecia y el otro de la Universidad de Girona en España reclutaron un total de 40 personas con diabetes tipo 2 recién diagnosticada.

Según este artículo, los participantes se dividieron en dos grupos, uno de los cuales recibió metformina durante cuatro meses y el otro recibió un placebo. Ambos grupos fueron consumieron una dieta baja en calorías. Al tiempo los investigadores descubrieron que las bacterias encontradas en el intestino cambiaban significativamente en aquellos que habían estado tomando el tratamiento. Aseguran además que la metformina parecía impulsar el crecimiento de bacterias llamadas akkermansia y bifidobacterium.

Canal Diabetes señala que, para demostrarlo, llevaron a cabo un trasnplante de microbiota fecal en ratones. Para ello se tomó una muestra de heces de los seres humanos y se administró en el tracto digestivo de ratones. Las muestras de heces humanas se tomaron antes y después del tratamiento con metformina y los ratones se habían puesto en una dieta alta en calorías. El trasplante fecal se cree que ayuda a pasar buenas bacterias de una persona sana a alguien que no está bien, como era el caso de los ratones.

El excremento tomado de los que habían estado tomando la metformina ayudó a controlar los niveles de glucosa en sangre en los ratones. Las muestras tomadas de aquellos que no habían tomado metformina no tuvo ningún efecto.

Ahora los investigadores piensan que los resultados del estudio podrían indicar que las personas con diabetes tipo 2 podrían ser capaces de controlar mejor su condición al ser conscientes de los alimentos que podrían ayudar a promover las buenas bacterias intestinales.

Por su parte, desde Ciberobn se pone de manifiesto que el estudio comenzó en 2012, con un equipo encabezado por el doctor José Manuel Fernández Real, jefe de grupo del CIBEROBN e investigador del IDIBGI, y jefe de sección del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Girona Doctor Josep Trueta, con la participación de los doctores Wifredo Ricart y Eduardo Esteve, del mismo servicio, iniciaron un estudio en el centro hospitalario gerundense.

En este estudio participaron un total de 40 personas, la mitad de las que se les suministró metformina, mientras que la otra mitad tomaba un placebo, a parte de una dieta hipocalórica. Los pacientes fueron seguidos cada dos meses. Seis meses más tarde, a todos los pacientes se les administró metformina. Este proyecto se complementó con experimentos en animales en la Universidad de Goteborg (Suecia), donde se observó cómo la microbiota de los pacientes tratados con metfomina hacía disminuir la glucemia de los ratones.

Este tipo de análisis y muchos más de innovación en salud se abordarán en la segunda edición de Salud On Me.