La fusión entre tecnología y diseño puede llegar hasta el campo de la moda. No es que en este blog nos dediquemos a estos temas, pero esta noticia en particular ha llamado especialmente nuestra atención, por la necesidad de captación de datos que emite nuestro cuerpo. Nos referimos a la moda reactiva, analizada desde el punto de vista de la BBC.

Tal y como señala la BBC, Lauren Bowker diseñadora de moda y fundadora de The Unseen realiza alta costura que se materializa en tejidos que cambian de color según los movimientos del aire o los niveles de polución. También diseña chaquetas confeccionadas con materiales que capturan datos de nuestro campo magnético o gorros de Swarovski que reaccionan a la actividad cerebral “retratando la ira, los nervios y la ansiedad” de quien los lleva puestos, dice la artista británica en su web. Su última creación es un tinte para el cabello que cambia de color de manera instantánea al exponerse a diferentes temperaturas. Funciona gracias a reacciones químicas que afectan a las moléculas que se usan para crear el colorante y que lo modifican, haciendo que varíe entre tonos rojizos, rosados, amarillos y violetas.

Según explica la BBC, éste es sólo uno de los muchos diseños de “moda reactiva” que está revolucionando el sector, y que aborda aspectos como la ropa inteligente que puede salvar vidas, o los zapatos que sirven para buscar direcciones.

El reportaje remarca que Bowker decidió replantearse su futuro tras sufrir una enfermedad y pasar tiempo en el hospital. Fue entonces cuando decidió estudiar química y crear en 2013 la empresa The Unseen para ayudar a visualizar los datos ocultos que nos rodean combinando ciencia y creatividad. Según explica ella misma, “quería saber cómo producir materiales que pudieran hablar sobre nosotros y decir si estamos enfermos o darnos indicaciones sobre cómo están nuestros músculos o nuestra espina dorsal”.

Y es que, para la BBC, la tecnología y la llamada “ciencia de los materiales” no sólo está transformado el mundo de la moda, sino también el de la salud y el deporte. Un ejemplo es la ropa para hacer deporte que utiliza sensores para controlar los movimientos corporales mientras hacemos ejercicio. Y esos sensores, a su vez, se comunican con aplicaciones que registran la información.

Este tipo de avances en diseño en salud se analizarán en la segunda edición de Salud On Me.