La interrelación entre alta tecnología y salud es indudablemente incuestionable a estas alturas. A día de hoy, estamos acostumbrados a experimentarlo personalmente como pacientes. Pero su vertiente con la investigación, más desconocida para el público general, roza ya lo que consideraríamos ciencia ficción. Hablamos de los ordenadores cuánticos y su impacto en la comunicación en salud.

Uno de los ejemplos más prácticos y más fáciles de comprender, recaerá en el trabajo de los químicos. Hoy en día, en el sector químico, para encontrar la fórmula más eficaz contra una enfermedad concreta, deben llevarse a cabo previamente infinidad de combinaciones moleculares para hallar la más idónea. Un proceso que puede llegar a ser enormemente caro y que, además, puede eternizarse en el tiempo. Con la llegada de los ordenadores cuánticos, este proceso se reducirá enormemente, tanto en el coste como en el tiempo, ya que la computación cuántica calculará en pocos segundos los resultados de los millones de reacciones químicas.

En este sentido, desde Computerworld se ha publicado recientemente un artículo en el que aseguran que  D-Wave Systems le ha ganado una carrera al futuro con la actualización de su computadora cuántica, 1.000 veces más rápida que el modelo anterior. El D-Wave 2x está considerado como uno de los ordenadores más avanzados y sofisticados de la actualidad. Asimismo, el reportaje recuerda que el último golpe de efecto de la compañía fue el desarrollo de un ordenador cuántico que está en proceso de adquisición por IBM, que está utilizando fórmulas diferentes para construir su propia máquina y poder ejecutar múltiples aplicaciones.

En esta línea, destaca que una de las áreas más prometedoras es, sin duda, el propio machine learning, que está desarrollando modelos que podrían mejorar la clasificación, generación y análisis de imágenes. En el futuro, será posible que los ordenadores cuánticos reconozcan a una persona en imágenes en el momento en que se suba ésta. El proceso debería ser mucho más rápido que con los servidores actuales. Además, se está utilizando en los sectores de la salud y las finanzas.

Otra fuente de información respecto a estos avances es el portal Noticiasdelaciencia, desde donde han abordado recientemente el panorama de los superordenadores del futuro, explicando que, actualmente, la Universidad Carlos III de Madrid, investiga cómo sentar las nuevas bases de la gestión de datos en los grandes sistemas de supercomputación del futuro. En su análisis, el portal prosigue afirmando que en las últimas décadas, muchos descubrimientos científicos han dependido del análisis de un ingente volumen de datos, lo que se realiza fundamentalmente a través de simulaciones computacionales ejecutadas a gran escala en superordenadores. Este tipo de máquinas se emplean para el estudio de modelos climáticos, el desarrollo de nuevos materiales, investigaciones sobre el origen del universo, el genoma humano o nuevas aplicaciones de bioingeniería.

Este tipo de análisis y muchos más de comunicación en salud se abordarán en la segunda edición de Salud On Me.