El Proyecto ‘My Heart’ nació dentro del Programa Marco de I+D desarrollado por la Unión Europea y se consolidó como una de las principales iniciativas de la UE, en el ámbito de la e-Salud. Este proyecto de diseño en salud arrancó en 2003, gracias a un consorcio formado por 33 organizaciones de 11 países europeos más la Clínica Mayo Rochester de EE.UU.

Desde diciembre de 2003 hasta septiembre de 2007 su investigación tuvo una triple finalidad: promover la prevención y el diagnóstico precoz de enfermedades cardiovasculares; mejorar la calidad de vida de estos pacientes; y reducir los costes asociados a este tipo de enfermedades. Concretamente, su objetivo se centró en concienciar y capacitar al paciente de cardiopatías a tener un mayor control de su estado de salud. Para ello, se combinó la tecnología más avanzada, como textiles inteligentes, sistemas electrónicos integrados en la ropa para el procesado de señales, dispositivos avanzados de interacción con el usuario y el profesional, y sistemas de comunicación.

programa evento atención sanitaria

Tal y como señalaron artículos de prensa, como el de El Mundo, estamos hablando de, por ejemplo, sábanas que cuidan la salud de los que duermen arropados por ellas. Toda una serie de prendas ‘inteligentes’ para controlar las constantes de los pacientes con insuficiencia cardíaca sin que, para ello, tengan que variar su ritmo habitual de vida. Además de la ropa de cama, que incluye sábanas y almohadas con sensores, gracias a este proyecto, se desarrolló una camiseta con las mismas propiedades.

En esencia, el trabajo de este campo de diseño en salud y todas estas prendas inteligentes consiste en obtener la mayor cantidad de datos sobre la salud del enfermo y enviarlos, de manera automática a los especialistas, para que respondan en consecuencia. De este modo, se puede valorar el estado de salud del usuario en cualquier momento y en cualquier lugar, reduciendo la intervención de los especialistas sanitarios a los momentos críticos.

En el marco de esta iniciativa, se establecieron 5 áreas de trabajo, correspondientes a cada uno de los principales factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares: CardioActive, para combatir el sedentarismo, CardioSleep, para mejorar la calidad del sueño, CardioRelax, para combatir el estrés, CardioBalance, para combatir la obesidad y CardioSafe, para combatir la morbilidad mediante el diagnóstico precoz.

En el proyecto participó, asimismo, un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia. En total, contó con un presupuesto total aproximado de 35 millones de euros, de los cuales 16 millones fueron financiados por la Comisión Europea.

Distintas perspectivas sobre el diseño en salud se abordarán en el evento de atención sanitaria Salud On Me’, que se llevará a cabo en Valencia el próximo 11 de noviembre.