En este blog estamos acostumbrados a relacionar novedades de tecnología con avances de salud. Pero hay veces que la ciencia asombra a la sociedad de una manera inconmensurable. Es el caso del tema que vamos a abordar en este post. Un adelanto de tecnología que, más que orientado a la salud, tiene que ver con la ciencia más pura y dura. Hablamos del uso de bacterias como unidades de almacenamiento de información. Y vamos a analizar este hecho, desde el punto de vista de dos publicaciones, que se hacen eco de dos investigaciones diferentes.

En primer lugar, vamos a mencionar el reportaje de Xataca, que avanza que las mismas bacterias que hoy en día provocan intoxicaciones alimentarias (Escherichia coli) podrían en breve convertirse en sistemas de almacenamiento informático, un lugar donde guardar nuestras fotos, música o vídeos. Y es que estudiantes chinos de la Universidad de Hong Kong ya han desarrollado un sistema que emplea el ADN de estas bacterias para codificar y almacenar la información. En teoría, un gramo de esta bacteria podría almacenar el equivalente a 450 discos duros de 2 terabytes.

Teniendo en cuenta que el ADN dispone de cuatro bases: adenina, guanina, citosina y timina; y que el sistema binario informático utiliza 2 bases por palabra, es decir, 4 elevado a 2, obtenemos 16 palabras distintas. Sin embargo, en este caso y usando las mencionadas 4 bases del ADN, se han logrado 256 palabras distintas, 4 elevado a 4, con lo que la capacidad de almacenamiento y la reducción de espacio crece de manera asombrosa. Esta noticia remarca que sus desarrolladores aseguran que su tecnología es completamente segura, pues usan cepas no virulentas de bacterias, las cuales no pueden hacer más que reproducirse y almacenar datos. La última funcionalidad mencionada en el PDF es la de insertar en las células de Escherichia coli un copyright que compruebe la identidad del diseñador del organismo.

Según este artículo de Xataca, también han desarrollado una barrera de seguridad de tres niveles para codificar los datos, lo cual puede ser una buena noticia para los diplomáticos de EEUU, los cuales se han visto afectados por el Internet a causa Wikileaks, tal y como señala Aldrin Yim, profesor de los estudiantes responsables del proyecto BioStorage de la universidad.

 Por su parte, el portal Blogthinkbig, ya adelantó el año pasado un estudio en esta misma línea. En esta ocasión, se mencionaba el estudio de unos científicos de Harvard, quienes lograron introducir información en bacterias vivas. Lo han hecho metiendo en las bacterias una especie de falso virus, que las fuerza a modificar su ADN para adaptarse a la amenaza y poder eliminarla en el caso de que vuelva. Estos científicos utilizaron la memoria de esta respuesta inmunológica para su sistema de almacenamiento de información. Al introducir el falso virus la bacteria copia la información de este para tenerlo identificado y de esta manera los científicos han logrado almacenar 100 bytes de datos en la célula.

Este tipo de análisis y muchos más de tecnología en salud se abordarán en la segunda edición de Salud On Me.